A causa de la crisis sanitaria que estamos viviendo actualmente y del confinamiento, las personas se están planteando cambiar de vivienda.

Expertos de este sector, afirman que las personas que están realizando búsquedas de viviendas son verdaderos compradores y no ojeadores. Luis Corral, CEO de Foro Consultores opina que el que se queda en agosto como un “comprador neto”. “Las visitas de agosto son las mejores del año, la gente va de verdad a comprar”, añade el experto.

Por otro lado, May iglesias, sales manager de Lucas Fox, afirma que han notado un aumento de las peticiones de casas, áticos, y plantas bajas, y pisos con terraza, que es lo que viene siendo la tónica general cuando llega el buen tiempo.

Las vacaciones son un buen momento para buscar una vivienda

En Lucas Fox, afirman que a causa de la poca actividad laboral durante el mes de agosto hace que las personas tengan más tiempo para buscar una vivienda y realizar visitas con un mayor tiempo.

“En general, agosto es siempre un buen mes para realizar una compra o un alquiler, ya que los buscadores aprovechan vacaciones para visitar las propiedades, sobre todo el cliente internacional. Concretamente, este verano, a diferencia de otros años, la situación covid-19 está propiciando mayor interés, proactividad y disponibilidad de los buscadores para encontrar la vivienda ideal”, apunta Miguel Ángel Cantos, director de Engel & Völkers Valencia.

May iglesias, de Lucas Fox, comenta que durante el mes de agosto la ciudad esta menos concurrida por lo que los compradores normalmente se encuentran más relajados y esto hace que tengan un mayor tiempo para ver las propiedades. También se estima que los compradores internacionales aumenten ya que en la época vacacional aprovechan parar viajar y a la vez disponer de tiempo para ver las propiedades con un mayor detenimiento.

Los compradores vuelven al mercado tras el confinamiento

En Engel & Völkers afirman que después del confinamiento la demanda de chalets con piscina a las afueras de las ciudades se ha duplicado. “El vendedor es consciente de todas las oportunidades que le brinda agosto y no las puede dejar escapar. Especialmente hay muchas más ocasiones de producto para segunda residencia, en playa o montaña, aprovechando presencia física del comprador en estas zonas” añade Miguen Ángel Cantos.

Desde Lucas Fox afirman que algunos propietarios quieren cerrar antes de las vacaciones, por lo que están mas abiertos a negociar el precio.

La competencia es menor

Muchas inmobiliarias opinan que hay muchas menos viviendas anunciadas en el mes de agosto. Y esto hace que exista un mayor margen de negocio en el precio y una mayor visibilidad para el vendedor. Luis Corral, CEO de Foro Consultores, señala que “para el vendedor de vivienda habitual puede ser un buen momento para sacar su casa a la venta porque hay menos competencia, menos oferta en el mercado. En costa, por el contrario, hay más oferta”.

Martín-Montalvo, de Solvia, señala que “es posible que en agosto haya menos cartera de inmuebles a la venta, pues muchos propietarios esperan a septiembre a la reactivación de la actividad. Esto genera menor competencia y, por ende, más visibilidad. Pero no podemos olvidar que este está siendo un año completamente atípico y extraordinario. No obstante, es importante tener en cuenta que durante estos meses de la temporada estival también suele haber menos búsquedas, pues agosto es el mes clave de las vacaciones”.