Se ha observado como a raíz de la crisis de la pandemia que ha generado el COVID-19, ha influido en el comportamiento de los consumidores, las necesidades o deseos de los demandantes de vivienda ha cambiado. Básico Real Estate ha realizado una encuesta a los 25.000 hogares que se han interesado por comprar o alquilar una vivienda entre enero y abril en todo el territorio nacional, incluyendo ambos archipiélagos.

Las conclusiones extraídas del informe son muy claras, en la que se observa cómo en la situación actual del sector inmobiliario existen cambios en la ubicación y configuración de la vivienda tras el impacto del COVID-19.

“De todas las personas que buscaban vivienda durante estos meses, el 46,6% mantuvieron el interés a pesar del impacto del Covid-19 y del confinamiento. El 40% ha aplazado su decisión y un 13,4% la ha suspendido”, destaca de la encuesta Raúl García, director middle office de Básico Real Estate.

“De todas las personas que buscaban vivienda durante estos meses, el 46,6% mantuvieron el interés a pesar del impacto del Covid-19 y del confinamiento. El 40% ha aplazado su decisión y un 13,4% la ha suspendido”, destaca de la encuesta Raúl García, director middle office de Básico Real Estate.

Dentro de las principales causas por las que el demandante de viviendas ha retrasado su decisión de compra podemos encontrarnos: la incertidumbre (30,6%), descenso en los ingresos (30,6) y la posible bajada de los precios (25,4%).

Los que han retrasado su decisión, el 40% no sabe aun cuando volverá a realizar búsquedas, y el otro 60% tiene como previsión retomarla entre este año y el próximo.

Aplazamiento de las decisiones de compra frente al alquiler

El tipo de búsqueda según si es de alquiler o de compra se ha visto afectado por el COVID-19. En el caso del alquiler, la incertidumbre es el principal factor (41,3) seguido de un descenso de los ingresos (39,4) y una futura bajada de precios (18,3%). Dentro de los compradores, sin embargo, la bajada de precios pasa a estar en segundo lugar (20,4%).

Nuevas preferencias en la ubicación de las viviendas

Las preferencias en la ubicación de las viviendas a cambiado a causa de la crisis sanitario y su correspondiente confinamiento, ya que el 35% de los demandantes de vivienda se ha planteado modificar su zona de búsqueda con mayor relevancia en la demanda de alquiler (47,3%), frente la demanda de compra (30,1%). El 21% ha cambiado su zona de búsqueda a otro municipio y el 11% a otra provincia.

El cambio de ubicación de corresponde con un aumento de búsqueda en zonas verdes (88,3 de los encuestados), cercanía a centros sanitarios (81%), buenas comunicaciones con el lugar de trabajo (80%) y, por último, la necesidad de una vivienda de mayor tamaño.

Configuraciones más espaciosas

Dentro de los encuestados, más de un 40% ha cambiado las características que tenía previstos para su vivienda a causa del confinamiento y el teletrabajo. Se ha notado sobre todo entre las personas que buscan alquiler (52,9%) frente a quienes buscan comprar (36,6%).

Se ha notado como existe un gran aumento en la demanda de viviendas con mayor espacio principalmente en el salón y la cocina, aparte de disponer de una habitación para trabajar. También, el hecho de disponer de terraza o jardín es un 14% superior entre los compradores frente a los arrendatarios.

Más de la mitad opina que los portales no ofrecen información suficiente

Dentro de los buscadores de viviendas, más de la mitad considera que los portales no ofrecen la información suficiente para la toma de decisiones: 55,6% de los compradores y 50,4% de los futuros arrendatarios.  Esta situación también está sucediendo en las inmobiliarias o promotoras a causa de su preparación para afrontar la situación. La demanda de alquiler en este caso tiene una opinión positiva del 54,4% frente al 46,1% de los compradores.

Artificial rolex piece yacht-master 40 steel & rolex replica ceramic series.