Se ha observado como el sector inmobiliario se ha visto perjudicado tras la crisis del coronavirus, ya que las oficinas inmobiliarias han estado 2 meses sin poder abrir sus puertas al público, las visitas a los inmuebles no estaban permitidas y los notarios solo podían atender casos puntuales. Las compraventas han caído en un 38% en el mes de abril a causa de esta situación tan extraordinaria que hemos vivido, según el Colegio de Registradores. Al haber comenzado la desescalada, el sector inmobiliario empieza a despertar, pero se ha notado un mercado diferente, donde también se suma una ligera sombra de la crisis económica y el incremento del desempleo.

Por ello, es esencial a la hora de elegir un intermediario que sea un profesional en el sector y saque el mayor rendimiento al inmueble que estés dispuesto a vender o alquilar, ¿qué debemos tener en cuenta para escoger una inmobiliaria en la situación actual? A continuación, desde el comprador financiero HeplMyCash.com nos explican tres aspectos clave.

1. Apostar por una inmobiliaria que nos justifique el precio de la vivienda

La gran mayoría de los expertos están de acuerdo en que los precios de las viviendas se verán afectados con el paso del coronavirus. Todavía es temprano para saber con seguridad cuanto ha sido el impacto, la predecible caída del PIB del país y el posible incremento del desempleo afectará al poder adquisitivo de las familias. Eso provocará un descenso de la demanda y un posible endurecimiento en la concesión de hipotecas.

A causa de todos estos factores, se provocará un reajuste en los precios de los inmuebles e incluso se ha observado como la búsqueda de las viviendas ha cambiado, actualmente se ha comprobado cómo se están demandando cada vez más viviendas con una serie de características como puede ser: terraza, jardín zonas comunes, balcón, etc.

A causa de todos estos acontecimientos, será de vital importancia fijar un precio ajustado a la demanda actual del mercado, por ello, el papel de la inmobiliaria en este apartado es indispensable, debemos escoger una inmobiliaria que muestre seguridad y profesionalidad, que este al tanto de la situación actual y lo respalde con datos testificados.

2. Contratar a una agencia que nos explique con detalle sus servicios y tarifas

Como ya sabemos, las inmobiliarias cobran una comisión entre el 3% y el 7% sobre el precio de venta de la casa, esto depende de la ubicación y el importare del piso. Actualmente, existen inmobiliarias online que en vez de cobrar una comisión sobre en precio de venta del piso, cobran una tarifa fija que va desde los 1.000 hasta los 4.000 euros, dependiendo se los servicios que se contraten para la venta.

Estas cantidades pueden ser sustanciales y afectar en el precio de la vivienda, por ello es imprescindible tener en cuenta la posibilidad de un reajuste en el precio de venta y tener claro antes de contratar los servicios de una agencia qué servicios nos va a ofrecer y el precio que nos cobrarán.

Hay que elegir una agencia que nos resuelva las necesidades y de adapte a nuestro capital. Es importante también, tener en cuenta la profesionalidad y reputación de la agencia, esto facilitará la venta de la vivienda.

3. Escoger a una inmobiliaria que apueste por la digitalización

Hemos observado como ha comenzado la vuelta a la normalidad tras la desescalada, pero es importante tener en cuenta los posibles rebrotes que pueden llegar a producirse en un futuro hasta que se encuentre una vacuna al virus, pero al menos en el corto plazo, no volverá a ser como antes.

Las agencias han optado por la digitalización, se están formando a diario para poder realizar un proceso de venta totalmente digitalizado. Ya es posible realizar visitas presenciales de las viviendas, pero hay que asegurarse de que la inmobiliario que vayamos a contratar utilice herramientas tecnológicas para tener un respaldo si la situación vuelve a empeorar en un futuro.

Gracias a las visitas virtuales, incrementaremos la seguridad.