A causa del confinamiento, los españoles han cambiado su visión de la vivienda, valorando cada vez más las viviendas con una mayor luminosidad o espacios al aire libre, aunque tengan que renunciar a vivir en el centro de la ciudad. El gran problema, es que muchos españoles no pueden plantearse un cambio de vivienda, por ello, UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios, entidad experta en financiación de la vivienda, a través de su división Green, especializada en financiación sostenible y rehabilitación, ha realizado un análisis sobre las reformas más beneficiosas para el medio ambiente, las cuales podrán llevarse a cabo en los próximos meses.

El mejor momento para realizar reformas en la vivienda suelen ser los meses de primavera y verano, pero este año a causa de la crisis del COVID-19 y el consecuente confinamiento no ha sido posible.

Desde el 25 de mayo, la publicación de una Orden Ministerial relaja las medidas con respecto a las obras y reformas, siempre y cuando se mantengan las protecciones adecuadas de higiene y distancia de seguridad entre personas.

Gracias al avance de las desescaladas, muchos españoles podrán reanudar o empezar sus reformas para adecuar su vivienda a sus necesidades como puede ser el teletrabajo o hacerla más sostenible para reducir el gasto doméstico, ya que ahora se pasa más tiempo en casa.

Una reforma integral supone un coste bastante elevado, alrededor de unos 30.000 y 40.000 euros de media en un piso de 100m2. Pero si podemos optar por pequeñas reformas y conseguir un ahorro energético de hasta el 50% y que resulten beneficiosas para el medio ambiente. Entre las más destacadas, la división Green de UCI apunta las siguiente:

  • Sistema de calefacción: sustitución de los antiguos sistemas de calefacción por uno de gas o bomba de calor es esencial para una mejora de la eficiencia energética de la vivienda.

 

  • Sellado de puertas y ventanas: muchas de las filtraciones de aire caliente o frío proceden de los cierres de puerta y ventanas. La instalación de ventanas con rotura de puente térmico supone de alrededor de 700 euros por ventana y evitan hasta un 30% de pérdida de calor.

 

  • Iluminación: sustituir la instalación eléctrica supone un coste alrededor de 2.000 o 3.000 euros en un piso de 100 metros cuadrados. Si es sustituida, es muy recomendable utilizar bombillas LED.

 

  • Agua: sustituir los grifos de frío y calor por monomandos supone un costo entre 30 y 200€ si elegimos grifos con termostato. Instalar reductores de caudal.

 

  • Aislamiento térmico: esta mejora podría clasificarse dentro de las reformas integrales, pero supone una de las grandes mejoras para la eficiencia energética en una vivienda, el coste de esta reforma oscila entre 2.000 y 3.000 euros.

 

  • Energía limpia: para crear una vivienda aun más eficiente es recomendable utilizar energías renovables. La opción más habitual suelen ser las placas fotovoltaicas. Un reciente estudio del portal inmobiliario Idealista, el 78% de los edificios de nuestro país son viables para la instalación de placas fotovoltaicas.

 

  • Renovar aparatos eléctricos y electrodomésticos: sustituir los electrodomésticos por unos de bajo consumo y eficientes es una de las renovaciones más sencillas y supone un gran beneficio para el ahorro doméstico y el medio ambiente.